Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Artículos

Abuso y abandono emocional infantil

Luis Guillermo Blanco

De la Edición impresa | Opinión
Edición del Martes 21 de noviembre de 2006


El maltrato infantil intrafamiliar no se limita al abuso físico (ver nota de El Litoral, 30/11/05), sino que, básicamente, también comprende al abuso sexual, al abuso emocional (AE) y a la negligencia, término este último con el cual se alude al abandono físico y al abandono emocional.
En todos estos casos, estamos ante grupos familiares disfuncionales (aquellos que no operan como matriz de humanización e individuación), cuyo proceder encuentra respaldo en una serie de estereotipos culturales (El Litoral, 6/7/06) que condicionan o anulan la capacidad del adulto de estimar la realidad y los efectos disvaliosos de sus propias conductas. Y si bien las consecuencias del maltrato físico infantil son gravísimas -lesiones, discapacidad, muerte-) (El Litoral 18/3/06), las del abuso emocional continuado no son menores, dado que provocan severos daños psíquicos (si no psicosomáticos) a los niños.
Típicamente -de acuerdo con Jorge Corsi-, el AE se presenta bajo la forma de hostilidad verbal crónica (insultos, burlas, desprecio, críticas o amenazas de abandono), y constante bloqueo de las iniciativas de interacción infantiles (desde la evitación hasta el encierro) por parte de cualquier miembro adulto del grupo familiar. El daño psíquico es grave: un niño puede estar sufriendo el efecto paralizante de sentirse despreciable, sin comprender ni poder explicar el porqué, afectándose su autoestima y pudiendo generarle conductas autorepresivas. Dirigirle la palabra sólo para plantearle determinadas exigencias o bajo amenaza, sino la reprimenda constante, producen idénticos efectos.
Por ejemplo, si un niño constantemente escucha que sus padres le dicen "sos una porquería" o "sos un/a inútil" o "sos un/a callejero/a", es dable que llegue a creerlo y que obre en consecuencia. En efecto, siendo que "una comunicación no sólo transmite información" (en el caso, peyorativa), "sino que, al mismo tiempo, impone conductas" (Paul Watzlawick), tales epítetos pueden ser asumidos e internalizados por el niño, adoptando las características y conductas propias que aquellos implican.
Pero los padres también pueden abusar emocionalmente de sus hijos en base a "buenas intenciones", tales como querer que se destaquen en la escuela, en algún deporte, etc. A partir de las cuales pueden presionarlos o avergonzarlos hasta provocarles un sufrimiento emocional severo. Siendo aquí una triste verdad que "la buena intención en manos de una persona inconsciente se vuelve veneno" (Osho). Máxime porque "las personas pueden decir algo y significar otra cosa" (Watzlawick). Daño que también se les provoca cuando se viola su intimidad o se los humilla públicamente, como al tratar de "machona" a una nena o al burlarse de un nene ante otras personas, por caso, a la sombra del mito de que "los hombres no deben llorar" (El Litoral 2/2/06) y aun reprendiéndolo por hacerlo.

Es la forma de maltrato infantil más difícil de identificar y de probar. Algunos indicadores suyos pueden ser: extremada falta de confianza del niño en sí mismo; exagerada necesidad de ganar o sobresalir; reclamos desmedidos y/o demandas excesivas de atención; constantes expresiones de deseos de recibir "algo" (algo simbólico, que traduzca afecto) de sus padres; habituales relatos inverosímiles dónde él es el "héroe", etc.
Asimismo, la sobreprotección extrema es también una forma de AE, de suyo castratoria, en cuanto reprime al niño y coarta sus iniciativas y necesidades interactivas, induciéndole miedos absurdos y aislándolo de sus pares, sino convirtiéndolo en el hazmerreír de aquellos. Las palabras "protectoras" tampoco son aquí inocentes.
El abandono físico y el abandono emocional son fenómenos que, si bien pueden darse conjuntamente, deben ser distinguidos. El primero ocurre cuando las necesidades físicas del niño (alimento, abrigo, higiene, atención de la salud, cuidado y vigilancia) no son atendidas, temporaria o permanentemente, por ningún miembro de la familia. En tanto que el segundo consiste en la falta de respuesta a las necesidades de contacto afectivo del niño (ausencia de caricias, no jugar con él, etc.) e indiferencia frente a sus estados anímicos, no brindándole el afecto, el apoyo y la valorización que todo niño necesita para crecer psicológicamente sano. Puede producirle daños psíquicos y las consecuencias propias de un estado de deprivación (Donald Winnicott).
El abandono físico y el abandono emocional suelen darse conjuntamente cuando, estando los padres separados o divorciados, el progenitor no conviviente deja de ver al niño, quién se sentirá rechazado y no querido, padeciendo un grave costo emocional. Pero si el padre que ejerce la guarda del niño impide u obstruye antojadizamente la comunicación entre aquellos, él es el artífice del maltrato, al provocar un cuadro de abandono emocional, desconociendo así las necesidades psicoafectivas de su propio hijo (El Litoral 22/2/06).
En fin, en todos estos lamentables casos no es sólo el niño "raro" quien puede necesitar psicoterapia, sino también y principalmente sus padres. Si es que realmente desean ser tales. De lo contrario, siempre contarán con la posibilidad de espetarles que no molesten y mandarlos "a ver la tele".
funny gifs funny pictures funny images funny photos

Volver al Listado de Maltrato Emocional

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web