Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Prohibición de Contacto

Régimen de visitas

Tribunal: Cámara de Familia de Mendoza

Partes: A. A. V. B. c/ R. N. C. s/ régimen de visitas

Tribunal: Cámara de Familia de Mendoza

Fecha: 30-nov-2010

El derecho de comunicación adecuada entre padres e hijos constituye un derecho fundamental, de raigambre constitucional con contenido normativo de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.


Sumario:


1.-El derecho de comunicación comprende una amplia gama de situaciones que consolidan una misma y concreta realidad, el contacto entre padres e hijos, derecho que goza de extensión mayor que el de visitas en forma estricta, por lo que no puede ser limitado, salvo en casos muy graves en que el Juez, ponderando tales circunstancias, decida la conveniencia de su limitación.

2.-En el caso es la madre que ejerce la guarda quien en representación de su hija y en ejercicio del mencionado derecho solicita el régimen de visitas con el padre, a cuyos fines propone uno solicitando que su cumplimiento sea en el domicilio del padre o de la abuela paterna, petición que deberá ser acogida en virtud del estado de rebeldía voluntaria en que incurrió el demandado.

3.-Teniendo en cuenta que la fijación de un régimen de comunicación, al igual que el discernimiento de la tenencia, son cuestiones de familia que no causan estado, y por lo tanto susceptibles de modificación según lo aconsejen las circunstancias de hecho, los intereses en juego y sobre todo el de los niños, queda en las partes la posibilidad de solicitar su modificación, probando el cambio de las mencionadas circunstancias tenidas en mira al resolver el presente.

4.-La inactividad del litigante dificulta el esclarecimiento de los hechos y su incomparecencia vicia al contradictorio, por lo que es necesario admitir ciertas ficciones para evitar los inconvenientes señalados, ficciones de las que nacen presunciones contra el rebelde.



Fallo:

Mendoza, 30 de Noviembre de 2010

Y VISTOS: los presentes autos arriba intitulados en estado de resolver a fs. 38 de los que ;

RESULTA:

1.- Que a fs. 5 de autos se presenta la Sra. V. B. A. A., en mérito a la ratificación que luego compaña, y ofreciendo régimen de visitas a favor de su hija D. N. R. A., y contra el padre de la misma, Sr. N. C. R.

Relata que de su unión con el Sr. R. nació la pequeña Daira en el año 2007. Que a los cinco meses de la niña decidieron poner fin a la relación, quedando Daira conviviendo con su madre.

Que en orden a ello ofrece un régimen de visitas amplio a favor del padre.

Ofrece prueba y funda en derecho.

2.- Que corrido el traslado de la demanda, el Sr. R. no contesta por lo que es declarado rebelde a fs. 12.-.

3.- Que a fs. 38 se celebró audiencia de conciliación a la que no compareció el progenitor sin perjuicio de estar debidamente notificado ( fs.36).

4.- Que no existiendo otra prueba para producir a fs. 39/40 dictamina el Ministerio Pupilar, por lo que la causa queda en estado de resolver.

Y CONSIDERANDO:

Que con la partida de fs. 3 se ha acreditado el vínculo filial, de donde surge la legitimación de la madre para tramitar la presente causa.

Que el derecho a la debida comunicación de un hijo con sus padres, se plantea como un problema en casos en que los padres no convivan, surgiendo así, la necesidad de atribuir judicialmente a uno la tenencia de los menores y a otro un régimen de comunicación, que garantice la vinculación del niño con el padre no conviviente y el correspondiente contralor del ejercicio de la patria potestad que se atribuye al discernir la tenencia.

El supuesto de autos, está previsto en el art. 264 inc.2° del C.C., el que si bien se refiere a los hijos matrimoniales, se aplica analógicamente a la situación prevista en el inc. 5 del mismo artículo referido a los hijos extramatrimoniales y que deja a salvo el derecho del padre que no ejerce la guarda de tener adecuada comunicación con el hijo y supervisar su educación.

Este DERECHO DE COMUNICACIÓN ADECUADA ENTRE PADRES E HIJOS, constituye un derecho fundamental, de raigambre constitucional con contenido normativo de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

El derecho de comunicación, comprende una amplia gama de situaciones que consolidan una misma y concreta realidad, el contacto entre padres e hijos.

Tal derecho, de extensión mayor que el de visitas en forma estricta, no puede ser limitado, salvo en casos muy graves en que el Juez, ponderando tales circunstancias, decida la conveniencia de su limitación.

En el caso de marras, es la madre que ejerce la guarda quien en representación de su hija y en ejercicio del mencionado derecho, solicita el régimen de visitas con el padre, a cuyos fines propone uno solicitando que su cumplimiento sea en el domicilio del padre o de la abuela paterna.

Que no habiendo el demandado contestado la demanda se lo ha declarado rebelde.

La rebeldía en sentido lato es definida por Podetti en el ``Tratado de los Actos Procesales , como toda incomparecencia de los citados como sujetos del proceso y en sentido estricto cuando el citado para hacerlo no se apersona al expediente, por sí o por medio de representante, implicando la ausencia total de cualquiera de las partes a un proceso en el cual les corresponde intervenir y no debe confundirse con la omisión del cumplimiento de los actos procesales particulares, que determina el decaimiento de la facultad procesal que dejó de ejercitar y no genera como la rebeldía efectos dentro de la estructura total del proceso.

En nuestro Código Procesal Civil el instituto se encuentra regulado en los art. 74 y ss, siendo elementos de la rebeldía:la existencia de una carga procesal; el conocimiento de ella por parte del litigante; el transcurso del plazo legal; el incumplimiento del acto necesario para liberarse de la carga; la falta de invocación y de justificación de impedimento; la declaración por el juez y la notificación de ella al rebelde (arts. 74 y 75 del Código Procesal Civil).

En cuanto a las consecuencias que cabe otorgar a la rebeldía, debemos decir que una vez declarada y notificada ésta, se abre una nueva forma de proceder, sin contradictorio, razón por la cual el proceso en el que ella se produce sufre modificaciones que vienen a constituirse en los efectos del instituto. Así, la inactividad del litigante dificulta el esclarecimiento de los hechos y su incomparecencia vicia al contradictorio, por lo que es necesario admitir ciertas ficciones para evitar los inconvenientes señalados. De tales ficciones nacen presunciones contra el rebelde. En este orden nuestro art. 75 del Código Procesal Civil establece que ``la rebeldía constituye presunción de la verdad de los hechos afirmados por la contraria; presunción cuya eficacia será apreciada por el tribunal, quien podrá decretar las medidas de prueba que creyere convenientes. Con tal disposición podemos afirmar que en nuestro sistema procesal vigente la rebeldía configura una presunción simple o judicial y es por lo tanto el juez quien, apreciando la conducta de las partes y las constancias del proceso debe estimar si la incomparecencia importa o no, el reconocimiento de los hechos afirmados por la otra parte

En autos, la demandada se encuentra en lo que Podetti ha denominado una rebeldía voluntaria ya que de las constancias de autos surge que la misma tomó conocimiento de la citación, como consta de la cédula diligenciada a fs. 24 vta., y no se han producido obstáculos que hayan impedido la actividad de la incoada. Esto nos lleva a concluir que la falta de contestación de la demanda debe tener los efectos de una confesión ficta, por lo que el actor puede prescindir de toda prueba (conf.CNCiv., Sala F., 7/7/98, LL-1998F-488, ``B., G. F. c/ K., E. A. ), tal como ha ocurrido en autos y sin perjuicio de los efectos que acarrea la especial previsión del art. 232 del C.C.

En orden a ello he considerado conveniente establecer el régimen de visitas propuesto por la madre en el escrito de demanda.

Finalmente y teniendo en cuenta que la fijación de un régimen de comunicación, al igual que el discernimiento de la tenencia, son cuestiones de familia que no causan estado, y por lo tanto susceptibles de modificación según lo aconsejen las circunstancias de hecho, los intereses en juego y sobre todo el de los niños, queda en las partes, la posibilidad de solicitar su modificación probando el cambio de las mencionadas circunstancias tenidas en mira, al resolver el presente.

Por lo expuesto, constancias de autos y oído el Ministerio Pupilar;

RESUELVO:

1.- Fijar como REGIMEN DE COMUNICACIÓN AMPLIO a favor de la niña D. N. R. A. y su padre Sr. N. C. R.

2.- Imponer las costas al demandado vencido.

3.- Regular los honorarios profesionales de la Dra. Patricia Zappala, en la suma de Pesos . ($.) de conformidad con lo dispuesto por la Acordada 22.738 de la S.C.J.M.

REGISTRESE. NOTIFIQUESE como está ordenado.

Dr. Carlos Emilio NEIROTTI

JUEZ

Primer Juzgado de Familia

Volver al Listado de Prohibición de Contacto

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web