Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Medios de Prueba y su Valoración en los casos de Violencia Familiar y Abuso Sexual Infantil.

Pericia psicológica.- Carácter no vinculante

TRIBUNAL DE CASACIÓN PENAL DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES – SALA III

Causa N° 12.884 - “F., D. J. s/ Recurso de Casación” – TRIBUNAL DE
CASACIÓN PENAL DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES – SALA III – 31/05/2011
PRUEBA. Delitos contra la integridad sexual. Abuso sexual agravado por
el vínculo (padre de la menor víctima). Pericia psiquiátrico-
psicológica. CARÁCTER NO VINCULANTE. Conclusiones netamente subjetivas
y muchas veces inciertas. Psicólogos y profesionales de la salud
mental. Necesidad de que asuman una postura objetiva, imparcial,
neutra y sin prejuicios. Principio de inocencia. ABSOLUCIÓN

“El abuso sexual es un hecho fáctico, objeto de la ciencia jurídica,
que determinará con sus propios métodos si se cometió –o no- el
delito. En cambio, las dimensiones de verdad con las que trabajan
psiquiatras y psicólogos son netamente subjetivas y muchas veces
inciertas. Así, las realidades psíquicas de las personas pueden ser
deformadas o contaminadas, por los profesionales de la salud mental,
cuando usan modalidades de entrevistas conductivas, inductivas y/o
sugestivas como las padecidas por los niños involucrados en
situaciones como las de estudio.”

“Puede suceder que este tipo de errores de método, provoquen recuerdos
falsos en la memoria de los niños. Las pseudomemorias co-construidas
no permiten saber lo realmente sucedido, resultando muy difícil o
imposible restaurar la memoria original. Una vez que el niño es
inducido a aceptar el haber sido víctima de un falso abuso, llega a un
convencimiento tal, que luego es muy difícil de contrarrestar.”

“La tendencia de creerle al niño y aceptar los informes de abuso
sexual como reales es muy grande, sin importar si los relatos son
increíbles, si las denuncias se hicieron para causar daño, obtener
ventajas materiales y procesales, o son producto de semanas, meses o
años de terapia.”

“…debemos diferenciar la télesis de la ciencia jurídica y la de los
profesionales de la salud mental, especialmente de los psicólogos que
cumplen el rol terapéutico, y a diferencia de los que cumplen la misma
función en calidad de peritos oficiales.”

Los profesionales de la salud mental que asumen un rol terapéutico, no
son neutrales ni imparciales, porque para realizar terapias a los
niños, obligadamente deben creer en el abuso, desconociendo los más
elementales principios legales. En general el terapeuta está
predispuesto a confirmar lo que la madre o el niño le han dicho. Así,
la naturaleza de la terapia, no deja de impactar negativamente sobre
la credibilidad del testimonio infantil y del terapista.

“Para la concreción del derecho y el valor justicia, se debe lograr
que en las entrevistas y pericias psiquiátrico-psicológicas los
entrevistadores, asuman una postura objetiva, imparcial, neutra, sin
prejuicios, tanto externa como internamente. Este tema es de
fundamental importancia porque muchos profesionales, procedieron y
proceden con la creencia a priori de la ocurrencia del A.S.I.,
incurriendo en el denominado "sesgo del entrevistador", realizando
sobreinterpretaciones -siempre en dirección sexual-, de los dichos y
juegos de los menores.”

“No debemos dejar de tener en cuenta que la psicología no es una
ciencia exacta sino humana.”

“Por otro lado, la bibliografía más reciente, sostiene que hasta el
momento no se pudieron identificar científicamente, reacciones
“típicas” de los niños abusados, que permitan diferenciarlos
confiablemente, de los no victimizados.”

“En autos, se ha ponderado principalmente como veraz las
manifestaciones de la niña V., y las declaraciones de su abuela, su
madre y la profesional por ellas consultada, en detrimento del
descargo efectuado por F. y el resultado de las pericias psicológicas
ordenadas en el proceso. Pero a mi entender, esas declaraciones, no
cuentan con entidad suficiente frente a otros –como lo declarado por
las maestras, los compañeros de trabajo del padre y la profesional que
le efectuara el psicodiagnóstico- para lograr el plexo probatorio
contundentemente necesario a fin de vencer el principio en trato.”

“He sostenido en 12.697 “Amado Sergio s/Recurso e Casación)” que el
juez es perito de peritos y en definitiva, en la mayoría de los
códigos modernos el dictamen pericial es valorado conforme a los
principios de la sana crítica y la libre convicción y que no está
obligado a aceptar la opinión de los peritos simplemente porque éstos
la enuncien.”

“El dictamen no es vinculante para el tribunal, éste debe formar su
convicción sobre la base de la prueba producida durante el juicio, y
no sobre lo que determinado perito concluya. Es el tribunal el llamado
a analizar la credibilidad o falta de ella de las personas -sean
testigos o peritos- que declaren en estrados, función que no le es
posible renunciar o delegar.”

“En casos de abuso sexual contra menores un perito puede declarar
sobre si el niño presenta las características del síndrome de abuso
sexual e inclusive dar su opinión sobre si ese niño ha sido víctima de
abuso pero no hasta el punto de declarar si el niño dice la verdad o
no, o en su caso, manifestar cómo sucedieron los hechos.”

“Al respecto el Dr. Eduardo José Cárdenas, (Revista "La Ley" el 15 sep
2000) menciona la “versión canónica” de que no creerle es
revictimizarlo. Los jueces, dictan de inmediato (aún antes de la
validación o después de la pseudo validación de la denuncia) medidas
cautelares impidiendo al padre abusador, o al padrastro, el contacto
con el hijo o la hija. Muchas veces después se descubre que este
alejamiento es injusto y que era lo que en realidad la madre
denunciante quería lograr. Pero ya es tarde. Meses o años de
incomunicación se trasforman en alejamientos o abandonos de por vida
con mucha facilidad. La parentectomía está lograda. Al padre no se le
recibe ni escucha nunca. Ni antes, ni después de la validación. Ante
su sorpresa, los profesionales de la validación ya lo han condenado
sin sentencia.”

“En el campo psiquiátrico-psicológico-forense, en especial con todo lo
relacionado con imputaciones de abusos sexuales, se trata de imponer
que los niños no mienten, que puede ser que a veces lo hagan pero
nunca sobre temas traumáticos como por ejemplo éstos de abuso sexual.
Lo cierto es que los niños menores de siete años carecen de la
capacidad de mentir para perjudicar a un tercero: sí lo harán, con
creciente comodidad y capacidad de convencimiento, para librarse de un
castigo o para ser cómplices de alguien mayor en algún juego o código
secreto o de sorpresa.”

“Sabemos que, cuanto menor es la edad de una persona, más fácil es que
sea inducido a tomar como sucedido algo que no sucedió y que incorpore
el suceso en su memoria con toda convicción, en especial si el relato
le es repetido varias veces y si proviene de alguien con un gran
ascendiente sobre él, como pueden ser los padres, maestros o algún
piscoterapeuta.”

“A lo largo del proceso que culmina en el debate, vemos como el simple
relato de una situación cotidiana (un padre limpiando la cola a su
hija) o una demostración de cariño (besos) calificada de excesiva por
quien no está acostumbrado a recibirlas, se va transformando en un
tocamiento inverecundo, hasta llegar a ser la práctica de maniobras
masturbatorias y de sexo oral.”

“No se soslaya que esta modalidad de contacto entre padre-hija en
situaciones que pueden llegar a calificarse de poco felices (no
ocultarse al orinar o dejarse ver en desnudez), puedan haber dado
lugar a una construcción en los adultos y una co-construcción en la
niña, que los llevara sin mala intención a iniciar este proceso, pero
de ninguna manera, -luego de haberse debatido la prueba propuesta por
ambas partes-, alcanzan a vencer el principio de inocencia sustentado
por la defensa.”

Volver al Listado de Medios de Prueba y su Valoración en los casos de Violencia Familiar y Abuso Sexual Infantil.

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web