Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Notas de Actualidad

Conclusiones del Foro-Debate

JULIO/2006 -DEBATE INTERDISCIPLINARIO SOBRE EL FALLO DE MAR DEL PLATA. EL CASO MELO-PACHECO


El día 15 de Julio de 2006 se realizó, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, un Foro Debate organizado por ASAPMI, en función del fallo públicamente conocido, del caso Melo Pacheco. Allí estuvo presente un gran número de profesionales invitados, quienes previamente contaron con las pericias del caso para su lectura en profundidad.
Luego de la exposición del panel inicial (1) se abrió la posibilidad de intercambio de opiniones. Durante el debate participaron en forma prolija y ordenada, profesionales de distintas disciplinas. Algunos habían intervenido activamente en el proceso judicial por la denuncia de abuso sexual hacia el profesor de educación física. Otros profesionales, comprometidos éticamente con la causa, acudieron al encuentro para aportar sus opiniones y propuestas.
Los comentarios compartidos coincidieron en muchos puntos, por lo que se podría sistematizar lo escuchado en los siguientes temas:

 Un fallo perverso
El auditorio acordó con lo expuesto por el Lic. Fernandez Santos, en cuanto a calificar al fallo como un acto perverso donde la voz de los niños y las niñas fue silenciada. Los/as niños/as fueron revictimizados/as una y otra vez al haber sido sometidos/as a una justicia lenta, descuidada y desacreditadora de sus palabras y sentimientos.
Provoca impotencia ser testigos de la actitud ejercida por el servicio de Justicia, que basó su veredicto en la comparación de lo que los niños declararon en Cámara Gesell (luego de años de producidos los abusos), con el material aportado por los psicólogos y los dichos de los padres, desconociendo la lógica asimetría entre los discursos de los niños con el de los adultos. Es absurdo pretender que las coincidencias sean exactas, como tácitamente sugirió el Tribunal por lo que entendemos que ello implica una impronta de arbitrariedad e incongruencia de la valoración de esa prueba.- Sin embargo esta fue la decisión de los jueces, y fue esto utilizado como argumento para fallar acerca de la inexistencia de los hechos denunciados, argumento al que se esfuerzan en arribar a como dé lugar.
Asimismo el fallo desoyó y desconoció las claras muestras de la veracidad del abuso: negó y renegó que es imposible que tantos niños y niñas presenten una misma sintomatología y un mismo relato sin que al menos algo de lo denunciado haya realmente sucedido; desconoció el testimonio de cantidad de psicólogos que coincidieron en sus opiniones. Evaluó que los hechos abusivos eran materialmente imposibles de concretar a partir de observar en forma limitada uno de los tantos lugares donde los niños y las niñas referían haber sido manoseados, etc.
En definitiva, los niños y las niñas fueron víctimas durante el abuso, y son víctimas hoy de una "justicia injusta"

 Valoración de los aportes realizados por los profesionales
También hubo coincidencia en cuanto al desempeño de los magistrados intervinientes. Se observó que los jueces descalificaron los aportes transdisciplinarios volcados en el expediente, otorgando exagerada importancia a algunas declaraciones de “testigos expertos”, o parcializando declaraciones de otros. Los informes que los mismos jueces solicitaron, fueron luego totalmente desacreditados y hasta ignorados.
A través de sus palabras, los magistrados han demostrado posicionarse frente a los demás profesionales desde un rol de superioridad, que nada tiene que ver con la valoración de un enfoque interdisciplinario científicamente admitido.
Las conclusiones aportadas por los jueces en este fallo no se compadecen con el estado de la disciplina en cuanto a la temática del abuso sexual infantil, menospreciando los aportes que las disciplinas pueden realizar en cuanto al relevamiento de indicadores de dicho tipo de maltrato.
Todo el proceso judicial manifiesta una gravísima desviación procesal que afecta no sólo a los profesionales intervinientes sino, principalmente, a las víctimas.
El veredicto, asimismo impresiona plagado de connotaciones ideológicas; ideologías que distorsionan y condenan las intervenciones profesionales, reiteramos, calificándolas como acciones torpes, subjetivas e ineptas.
Este enfoque, lamentablemente afecta a la sociedad en su conjunto que se encuentra desorientada, dispuesta a acusar a las voces cantantes de ridículas y fantasiosas, antes que admitir que entre nosotros vive gente capaz de torturar a niños inocentes, en pos de un deseo sexual desviado y/o un rédito económico, sustentado en un abuso de poder.

 La intervención profesional, y cuestiones a mejorar
El espacio del debate, también dio lugar a la autocrítica. Se concluyó al respecto, que la postura de la justicia frente a las víctimas se replicó con aquellos profesionales que intentaron reproducir lo dicho por los niños. Algunos fueron acusados de inducir las declaraciones, otros fueron directamente ignorados.
Lamentablemente un factor que incidió negativamente en esta descalificación hacia los profesionales fue la actual modalidad aplicada en los juzgados, en la cual muchas veces se entremezcla la labor de los psicólogos peritos, con los psicólogos que intervienen para brindar un espacio terapéutico a las víctimas.
Existen ciertas actitudes que los profesionales podemos modificar, y reducir así el margen de posibilidades de que nuestro trabajo sea luego refutado:
- Quienes trabajen en el ámbito jurídico deben conocer con exactitud sus incumbencias
- Debemos ser rigurosos en nuestro campo, utilizando un lenguaje acorde, e información sistematizada.
- Se debe evitar cualquier tipo de involucración personal.
- Los profesionales deben capacitarse y actualizarse en forma continua y permanente.
- Debe diferenciarse la labor terapéutica de la labor pericial.
- No se puede sostener alguna conclusión que luego no se pueda fundamentar.
- Se deben garantizar espacios de supervisión e interconsulta adecuada e idónea.

 Otros aspectos debatidos
Hubo también otros temas planteados, que manifestaron preocupaciones compartidas entre los participantes. Se destaca la mención que se realizó en cuanto a algunos elementos probatorios que sugieren no sólo el abuso sexual a muchos niños, sino la existencia de una red de pornografía infantil.
También hubo acuerdo unánime en cuanto a encontrar en este caso indicios fuertes que llevan a creer que lo sucedido con estos niños se encuadra dentro de una red de pornografía infantil, no investigada.
A partir de la lectura de las pericias, resulta evidente que habría habido abuso grupal, donde varios perpetradores estuvieron comprometidos, y al menos un fotógrafo. En todos los relatos de los niños se involucran a más personas, no sólo al profesor. No obstante esto fue absolutamente desechado por los jueces. ¿Por qué se complotarían tantos profesionales de trayectoria? ¿Por qué no se indagó más a la directora, al fotógrafo...? Se señaló que la deficiente investigación previa imposibilitó profundizar la indagación de esta hipótesis.
Se recordó al caso Pandolfi, donde tampoco se investigó a otras personas implicadas. Se cree que aquel también se trató de un caso de pornografía infantil.
Profesionales residentes de Mar del Plata han relatado que al surgir el caso Melo Pacheco se acusó a los psicólogos de llevar adelante una campaña de desprestigio contra los colegios católicos (supuestamente iniciada con el caso Pandolfi).

Conclusión
En síntesis, el debate organizado por ASAPMI ha puesto de manifiesto preocupaciones comunes, tanto de profesionales que intervinieron activamente en el caso Melo Pacheco, como por otros que trabajan en el campo del maltrato infantil en general.
El fallo emitido por estos jueces ha causado estupor, y más allá de las críticas que se puedan pronunciar contra los magistrados actuantes, nos vemos obligados a realizar una lectura analítica de la intervención de todas las disciplinas.
Es nuestra expectativa haber logrado generar un aporte a todos los profesionales en general, con el objetivo de poder mejorar nuestras prácticas, y evitar repetir esta nefasta experiencia.

Actual reflexión de la Comisión Directiva de ASAPMI
Actualmente el fallo se encuentra en una instancia de revisión. Tal vez el resultado de ello sería la realización de un nuevo juicio.
Teniendo en cuenta el interés superior de los niños involucrados los miembros de la Comisión Directiva de ASAPMI consideramos que ello involucra un claro dilema ético: Un nuevo juicio tal vez garantizaría al fin la Justicia, evitaría la impunidad y, lo que sería más importante aún, reivindicaría las percepciones de los niños distorsionadas por el fallo mediante la negación de lo ocurrido; por otro lado implicaría eventualmente nuevas peritaciones, declaraciones y todo el estrés y desgaste que implica para los/as niños/as y los adultos protectores de los mismos.
Ante ello, lo importante es que de ahora en más estos niños y las niñas víctimas de hechos tan aberrantes –y también sus familias- tengan la posibilidad de acceder a un tratamiento especializado e idóneo en forma continua, para que la niñez pueda en la medida de lo posible, no depender de las tribulaciones de las instituciones jurídicas.

(1) Dr. Héctor Raffo - Lic. Alicia Echarri ( TS, Presidenta de ANA) - Dra. Ma. Adelina Martorella (Abogada patrocinante de la niña "1") - Lic. Osvaldo Fernandez Santos (Psicólogo, Perito de Juzgado de Morón)

Volver al Listado de Notas de Actualidad

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web